IVLIA MAMAEA
Tras la muerte de Heliogábalo y Julia Soaemias, Alejandro Severo subió al poder con tan sólo algo más de 13 años, el 13 de marzo del 222, consideró esta fecha como su dies imperii y fue el emperador más joven en la historia de Roma, con lo cual la influencia de su abuela, Julia Maesa y su madre Julia Mamaea fue enorme.

Alejandro Severo nació en Arca Caesarea en Fenicia el 1 de octubre del 208, era hijo de Gessius Marcianus y de Julia Mammaea y sobrino de la entonces emperatriz, Julia Domna, como lo fue del emperador Caracalla y primo y posteriormente hijo adoptivo de Elagabalo.

Sólo salió a la vida pública cuando tras el derrocamiento de Macrino, él y su madre fueron declarados hostes publici.

En el 221 asumió la virilis toga, fue adoptado por Eliogabalo y se le elevó a Cesar. Cuando llegó a emperador recibió el de Augusto y Pater Patria e inmediatamente proclamó a su madre Augusta.

Su abuela, Julia Maesa, promotora de la subida al trono de Heliogábalo, así como de su derrocamiento posterior y ascenso de Alejandro, fue una verdadera gobernante en la sombra y la matriarca de la familia desde la muerte de su hermana Julia Domna.

Poco después de empezar a gobernar Alejandro, Maesa falleció ya siendo anciana sobre el año 223, recibiendo honores imperiales y siendo deificada.

A partir de este momento, el mayor poder y el control absoluto sobre su hijo recayó en Julia Mamaea que como vino siendo costumbre en esta dinastía fue la auténtica gobernante in facto, por lo que jocosamente Alejandro era llamado en ocasiones "el hijo de Mamaea" y criticado por el sometimiento a su madre.

Como emperador tuvo los nombres y títulos siguientes IMP. CAES.M. AURELIUS ANTONINI PII FELICIS AUG.FIL. , DIVI ANTONINI MAGNI PII NEPOS, DIVI SEVERI PRONOPOS M. AURELIUS ALEXANDER, NOBILISSIMUS CAESAR IMPERII ET SACERDOTIS, PRINCEPS IUVENTVTIS.

Esto le daba una mayor conexión con Septimo Severo que era el único de la dinastía deificado, además, lo diferenciaba más de Heliogabalo que resaltó más su filiación con Caracalla.

En lo referente a la educación de Alejandro, una de las mayores preocupaciones de Mamaea era que su hijo recibiera la más completa educación posiblemente y el evitar que determinado tipo de amistades le llevara a una vida licenciosa como la de su primo.

Verdaderamente recibió una formación esmerada y a este respecto Aelius Lampridius ya comentaba que se nutrió desde su niñez más temprana en todas las artes, derecho y ejército.

Tuvo insignes maestros como Valerius Cordus, Titus Veturius, Aurelius Filipos, Noho, gramático griego, Serapio, el filósofo Stiluo, el gramático Scaurinus y para retórica Julius Frontinus, Baebius Macrianus y Julius Granianus.

Así según el mismo Lampridius, Alejandro practicaba mejor la retórica griega que la latina, escribía versos aunque algo faltos de encanto, escribiendo la vida de algunos emperadores, se convirtió en especialista en astrología y profesó este arte abiertamente, también estaba versado en la adivinación y era tan bueno en esto que superó a los "Vascones españoles y a los adivinos de Pannonias".

Además, estudió Geometría y pintaba bastante bien, también cantaba aunque nunca en público así como tocaba la lira, el clarinete, el órgano y la trompeta aunque a partir de ser emperador no lo hizo nunca en público.

Por otro lado, su madre se preocupó de que estuviera rodeado de juristas y durante su reinado se promulgaron numerosas leyes y se formó un Concilio de expertos formado por (según Lampronidius), Fabius Sabinus, Domitius Ulpianus, famoso jurista, Claudus Venacus, orador distinguido, Catilius Severus, pariente de Alejandro, Aelius Serenianus y Quintilius Marcellus.

Otra preocupación de Julia Mamaea y Alejandro desde su llegada al poder fue el quitar del Senado y del orden ecuestre, de las tribus, e incluso del propio Palacio a todos aquellos que ocupaban puestos oficiales nombrados de forma caprichosa y sin criterio por Heliogabalo.

Así en el Palacio despidieron el servicio que éste tuvo y se comprometió por juramento a no tener ningún supernumerario relevando de este modo al Estado de las cargas de sus raciones.

También se tuvo mucho cuidado de evitar la ostentación que tanto había destacado en Heliogabalo, Alejandro mandó retirar todo el oro y joyas de sus ropas Y se llegó a regular la vestimenta en Roma de hombres y mujeres y a limitar en las mujeres el uso de las joyas.

Además, se prohibió acudir a las recepciones de su madre y esposa a mujeres de mala reputación, siendo otro de sus propósitos eliminar la prostitución, llegando a expulsar de Roma a los que se dedicaran a ella.

No le gustaban los eunucos de los que decía que eran el tercer sexo y que dominaron al anterior emperador (Heliogabalo), así los prohibió estar al servicio de hombres y limitó el servicio a las mujeres sólo al cuidado de los baños, aunque opinaba que las mujeres de nacimiento noble no debían tenerlos o lo menos posible. Prohibió también los baños públicos usados por ambos sexos, de hecho esto estaba prohibido ya anteriormente pero Heliogabalo lo permitió.

En el 225 se casó con Cneia Seia Herenia Salvstia Barbia Orbiana, que tendría unos 16 años y era hija del Senador L. Seius Sallustius Varius Marcinus.

Orbiana recibió el título oficial de Sallustia Barbia Orbiana Augusta, pero dos años después la desterraron al Líbano, se cree que por sus malas relaciones con Julia Mamaea que nunca aceptó bien otra emperatriz en el palacio expulsándola finalmente sin que su hijo fuera capaz de imponer su criterio en este asunto, como según parece era normal que ocurriera, más teniendo en cuenta que en el momento de casarse el emperador tendría unos 17 años.

El padre de Orbiana que podría haber recibido el título de Cesar de Alejandro, fue condenado a muerte en el 227 acusado de intentar asesinar al emperador, pues nunca aceptó las humillaciones que hubo de soportar su hija.

En la biografía de Alejandro por Lampridius se nombra también una esposa de Alejandro que se llamaría Memmia y sería hija de un tal Macrinus, pero no aparece nombrada en ningún otro lugar ni existe referencia suya en documentos o monedas, respecto al hecho de si Alejandro se volvió a casar o no, no existen datos suficientes como para asegurarlo salvo alguna referencia en Historia Augusta y la afirmación de Zosimus de que tuvo tres esposas aunque muchos historiadores creen que no debió de haber otra boda sobre todo porque Mamaea después de esta experiencia habría visto que su posición estaría en peligro de nuevo, con una nueva emperatriz.

Julia Mamaea parece que tenía declarada simpatía por el cristianismo e incluso se dijo que podía ser cristiana.

Durante una estancia en Antioquía sobre el 215 mandó llamar a Orígenes y hablaron de cuestiones religiosas e Hipólito de Roma, le dedicó el "Philosophoumena, Stygmata, Tratado sobre la resurrección" actualmente perdido.

Alejandro por su parte y bastante influido por las creencias de su madre, no quiso ser adorado, tampoco hacía grandes donaciones a templos pues decía que lugar tenía el oro en un lugar sagrado.

Fue tolerante con todas las religiones y mantuvo sus privilegios a los judíos y toleró que hubiera cristianos. Así "Iudaeis privilegia reservavit, Christianos esse passus est ".

Y antes del 234 se erigió un lugar de culto en Dura-Europos y en Roma se organizaron sin obstáculo los cementerios cristianos.

Encomendó al cristiano Julio Africano la construcción de la biblioteca junto al Panteón.

Lampridio, su biógrafo en la Historia Augusta, nos informa que Alejandro colocó en su lararium (lalario: altar de familia) la imagen de Cristo junto a la de Abraham, la de Orfeo, la de Alejandro Magno, emperadores deificados, las de sus antepasados y la de Apolonio.

E incluso hizo suyo el lema cristiano "No harás a tu prójimo lo que no deseas para ti", llegando a hacer que loescribieran en el palacio y en edificios públicos.

Se dice que quiso construir templos para los cristianos y dar a Cristo un lugar preferente entre los dioses romanos, como también lo quiso el emperador Adriano, pero finalmente no pudo llevarlo a cabo.

En lo referente a obras públicas destaca, Thermae Alexandrinae una extensión y reconstrucción de Thermae Neronianae en el Campo Martius al nordeste del Panteón, que se refleja en el anverso de uno de sus monedas del año 226.

Realizó al año siguiente el Acueducto Alexandrina que llevaba el agua a sus baños y un Baño Tina que llamó "el Océano" y fue el primer emperador en realizar un baño de este tipo, además de mandar construir baños en cada región, muchos de los cuales se llamaron de Alejandro. Asimismo completó y embelleció los de Caracalla, puso estatuas colosales de los emperadores deificados en el Foro de Nerva o Transitorium y se construyó el Nymphaeum.

Una de las construcciones que más intrigaron fueron los Diaetae Mammaeae, unos apartamentos en el Palatino que mandó construir para su madre además de un palacio y una piscina cerca de Baiae que aparecían listados oficialmente bajo el nombre de Mammaea. Se fundaron unas órdenes de muchachos y muchachas llamados Mamaeanae y Mamaeani.

En cuanto a las monedas acuñadas durante su mandato, mandó acuñar por primera vez el medio áureo y reflejó en sus monedas muchas de sus obras y hechos de su vida, así se acuñaron monedas con las leyendas Restitutor Mon y Mon(eta) Restituta, con relación a sus acciones para mejorar el sistema monetario, monedas con 5 Liberalitates diferentes, conmemorativas de las distribuciones de grano o dinero entre la gente, en el 226 una conmemorando la construcción de la Thermae Alexandrina, entre el 225-227 dedicadas a Orbiana, otras que lo reflejan a él arengando al ejército con la leyenda Adlocutio Augusti, en el 235 recreando como se cruzó el Rin en un puente de barcos, además por supuesto de muchas representando a su madre

En cuanto a los conflictos externos, destaca la lucha contra los Sasánidas, en el año 231 el emperador y su madre debieron trasladarse al este para dar un peso adicional a la política del imperio aunque el mando militar se dejó en manos de los generales.

Finalmente se aceptó un statu quo, en el 233 y Alejandro y su madre regresaron a Roma, pero pronto su presencia fue requerida en oeste, especialmente a lo largo del Rin, donde las tribus germanas aprovecharon la retirada de tropas romanas para la guerra oriental para soliviantarse.

En el 234 Alejandro y Mammaea fueron a Moguntiacum (Maguncia) y ya se preparaba una ambiciosa ofensiva por parte de los generales romanos que conllevaba la construcción de un puente sobre el Rin, pero Alejandro prefirió negociar para la paz y esto hizo que los soldados se sintieran humillados produciéndose una rebelión a mediados de marzo del 235 en la que asesinaron al emperador y a Julia Mammaea.

Alejandro tenía 26 años y medio y había sido emperador más de la mitad de su vida.

El Senado lo deificó y le concedieron el honor de una tumba magnífica en Roma, se creó un colegio de pontífices en su honor llamado Alejandrino, y un día festivo con su nombre y el de Julia Mamaea.

Alejandro Severo, guiado por su madre y empleando los servicios de personajes distinguidos logró devolver la dignidad a la casa imperial y al estado.

Cuando Maximinus Thrax fue nombrado emperador la Dinastía Severa terminó para siempre, terminando asi una etapa en que por primera vez en la historia Imperial, el Imperio estuvo de facto, aunque no de iure, gobernado por mujeres.